2021: Borrón y vida nueva. El futuro llegó

0
314

Psic. Angélica Ramírez Ángeles

Generalmente durante nuestra rutina habitual llevamos un ritmo de vida muy ajetreado que apenas nos permite dedicarnos tiempo a nosotros mismos y a nuestro crecimiento personal.

Es generalmente en el inicio de un nuevo año que para muchos supone una época de cambio y una oportunidad para analizar los aspectos que no van cómo desearía uno.

Dicen que “año nuevo, vida nueva” y soy de las personas que están dispuestas a vivir todos los momentos emotivos de cada uno de los episodios de la existencia.

Si he de reír, me lleno de optimismo con ello, y a veces he pensado que sufrir no es tan malo cuando luego podemos sentirnos reconfortados y fortalecidos, porque hemos sorteado los problemas de la vida.

Como tú, tengo mis días buenos y no tan buenos, y como tú, disfruto de las fiestas y también me deprimo.

Sonrío, recuerdo y planeo… ¡Me encanta pensar año nuevo, vida nueva! Y miro al futuro con optimismo, aunque realmente no hay vida nueva con la llegada de un nuevo año.

Seamos realistas, nos persiguen las decisiones que hemos tomado en el pasado y sus consecuencias, algunas nos satisfacen y otras no tanto.

Dejamos atrás los días navideños que nos hacen sentirnos irremediablemente dolidos y decepcionados por aquello que hemos perdido, o por ciertos fracasos, pero hoy podemos encaminarnos hacia una nueva oportunidad.

Insisto: retomar las cosas que vamos dejando en el tintero, y ¿por qué no? Es momento de borrón y vida nueva para disfrutar estos 300 sesenta y tantos días, sin el lastre del año que se ha extinguido.

Yo diría “Año nuevo, nuevas metas”: Un factor importante por el que se hace esta reflexión es cuando sentimos que algo se termina solemos echar la vista atrás y evaluar cómo ha sido esa época, o proceso.

Por eso, al terminar el año es más fácil que revisemos cómo ha ido nuestra vida durante el año anterior y que detectemos cambios que queramos lograr.

Ahora ya sabemos por qué el año nuevo es un momento idóneo para darle un giro positivo y optimista a tu vida, y aunque el refrán popular asegura que con cada nuevo año empieza una nueva vida, nadie puede asegurar que este pronóstico esperanzador se cumplirá.

Tengo tres tips que te ayudarán a encarar este 2021 ¿Cómo plantearte metas? Nada mejor que mantenerte ocupado y encaminar todos tus objetivos.

  1. Motivación personal-tu impulso

Un punto de vital importancia va a ser proponernos un objetivo por el que nuestra motivación sea personal y auténtica, realizar un cambio porque realmente estemos motivados.

Esta motivación además debe ser intrínseca, es decir tiene que salir de nosotros y no realizarla por una obligación externa (por ejemplo, porque todo el mundo dice que hay que hacerlo).

Es difícil que logremos un cambio real y duradero cuando no nace de ti, puedes incurrir en desarrollar problemas como la falta de autoestima o la depresión.

  •  Metas Concretas

Una vez que sabemos qué cambio personal vamos a poner en marcha, el siguiente paso es concretar qué queremos conseguir.

Este paso es muy importante porque nos va a ayudar a focalizarnos y a establecer cómo tenemos que trabajar por conseguir nuestro objetivo.

Si ponemos un objetivo poco concreto y específico va a ser más difícil trabajar por él y saber si lo hemos alcanzado. EJEMPLO, es mucho más específico ponerse como meta hacer ejercicio tres días a la semana y llevar una dieta saludable de lunes a viernes. De esta forma nuestro objetivo está mucho más claro y nos permite tener una meta concreta por la que luchar.

  • Prémiate por tus resultados obtenidos 

Por último, para ayudarnos a conseguir nuestros objetivos y realizar cambios duraderos es importante que nos reforcemos y premiemos por los resultados que vamos obteniendo. Una parte importante para poder mantener la motivación son los refuerzos que vamos obteniendo. Estos refuerzos no tienen por qué ser materiales, sino que pueden ser de cualquier tipo. Pero es muy importante que nos vayamos reforzando cuando cumplamos objetivos ya que eso nos va a ayudar a seguir luchando por nuestro objetivo y a sentirnos bien por hacerlo.

Hago llamado a jóvenes y adultos a continuar las tareas de la vida con entusiasmo y no dejarnos vencer por la adversidad.

Muchas veces la dura rutina que enfrentamos, las experiencias dolorosas y los inesperados tragos amargos de la vida nos pueden empañar la vista y hacernos visualizar un futuro con mayores dificultades que las presentes, mientras que de lo que se trata es de seguir luchando con esperanza, constancia y firmeza por nuestros sueños.