AÑO NUEVO 2016, Año de misericordia, de esperanza y de paz

0
59
hands holding the sun at dawn

Mons. Juan Pedro Juárez Meléndez, Obispo de Tula

 

Al comienzo del nuevo año, quisiera pedir a Dios abundantes bendiciones, paz y amor, en el signo de la esperanza, para un mejor  futuro, de cada hombre y cada mujer, de cada familia, pueblo y comunidad de nuestra querida Diócesis de Tula y de nuestro México.

 

Sin embargo, al mirar la  realidad que hemos vivido en este 2016 se alternan y conviven esperanzas y angustias, gozos y tristezas, luces y sombras.

 

Entre los valores que aún se conservan en nuestras comunidades se encuentran  la solidaridad y la unidad familiar, nuestras tradiciones que preservan valores, la libertad y la convivencia social; pero también nos movemos entre calles, barrios y poblados marcados por episodios de pobreza y desempleo, víctimas de violencia, engaño, injusticia e inseguridad.

 

Algunas familias atraviesan por momentos de dolor, impotencia o angustia, por la ausencia de un ser querido, a causa de la migración o por el crimen organizado. A esto se suma la confusión, incertidumbre y decepción por la falta de legalidad , por el rompimiento del tejido social, y por la impunidad que a todos nos preocupa.

 

En este escenario, en el comienzo de un nuevo año, también renace la esperanza. En este Año en el que esperamos con gozo la importante visita del Papa Francisco a nuestra Patria, como mensajero de paz y misericordia, sumémonos desde ahora a su mensaje de Año Nuevo que nos dice: “ Vence la indiferencia y conquista la paz”.

 

Por tanto, no perdamos la esperanza de que 2016 nos encuentre a todos firmes y verdaderamente comprometidos, en trabajar por la justicia y la paz en los diversos ámbitos, comenzando por nuestras familias.

 

La familia es la cuna de la vida; también es la mejor escuela donde se aprende a caminar en el respeto y en el apoyo mutuo, donde se crece en la confianza y en el aprecio de hermanos y hermanas.

 

Es en la familia donde se vive que todos tienen un lugar y un servicio, donde se aprende a compartir y que los más débiles y enfermos deben ser los primeros atendidos; allí se vive la necesidad y la importancia del orden y reglas de convivencia, la orientación oportuna y la corrección saludable de los papás como guías empeñados en que todos se superen y crezcan en la solidaridad ,  la misericordia, el perdón  y la fraternidad.

 

Que el año nuevo, sea fuente de bendición para todos, que la misericordia de Dios y nuestra solidaridad con los que más sufren, renueven nuestra vida, nuestra Iglesia, nuestra sociedad y el mundo entero.

 

No olvidemos que los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo.

Feliz Año Nuevo, con mi paternal bendición para todos, especialmente para los enfermos, los presos y los que viven en soledad o abandono.

Artículo anterior¿Deseos, sueños, miedos? Las supersticiones más comunes en el fin de año y año nuevo
Artículo siguientePRIISTAS SE CAPACITAN PARA BLINDAR PROCESO ELECTORAL
La voz de Fernando Alfonso es una de las más escuchadas y con mayor credibilidad en el panorama informativo y de opinión en el estado de Hidalgo. Conduce el Noticiero Radiofónico Enfoque de Súper Stéreo 100.5 FM, emisora de NRM Comunicaciones. Dirige AVSI Comunicación, multiplataforma a la que pertenece el Periódico El Origen y la Revista DeFRENTE. Cuenta con estudios de Maestría en Administración de Negocios MBA por la Universidad Latinoamericana, es Licenciado en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado con W radio 96.9 FM, Radio Fórmula 970 AM y 103.3 FM, Editorial Notmusa, Diario Síntesis. Premio México de Periodismo 2010, otorgado por la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX)