Clases en línea para tus hijas e hijos, nuevos retos que no conocías

0
122

Hace más de un año que se inició la cuarentena ocasionada por el coronavirus y que comenzamos a realizar muchas de nuestras actividades en la modalidad “a distancia”, tal es el caso de las clases en línea. Para conocer más a profundidad cuáles son las dificultades y opiniones tanto de docentes, niñas, niños, madres y padres de familia, relacionadas a todo lo que han significado las clases virtuales, realizamos una entrevista a la Licenciada en Educación Preescolar Paola Itzel Díaz Cervera, egresada de la Escuela Nacional para Maestras de Jardines de Niños, quién ha sido docente de grupos de preescolar durante once años.

La maestra Paola nos comparte que dentro de las dificultades que se han presentado en esta modalidad, está la saturación de las plataformas que utilizan para las clases, además de la conexión inestable de internet que en varias ocasiones ha sido impedimento para que los alumnos y alumnas prendan sus cámaras o se les puedan presentar vídeos y materiales preparados para las clases. Además de que no todos los niños y niñas tienen acceso a internet o no cuentan con los dispositivos electrónicos para uso prioritario de tomar clases, sino que, por lo general, suelen ser dispositivos compartidos y esto obstaculiza la entrega de tareas en tiempo y forma.

La maestra comenta que ha tenido que realizar algunos ajustes a su método de enseñanza y adaptarlo a las condiciones y herramientas que se tienen disponibles. Respecto a las dificultades de las clases en línea señaladas por las madres y padres de familia, menciona que lo principal es el no tener acceso a internet, no contar con aparatos electrónicos (tabletas, celulares, computadoras). Además de no tener suficiente tiempo o la organización adecuada para realizar las actividades escolares, del trabajo y del hogar. También mencionan que las tareas y trabajos son muchos y que tanto niños como adultos están cansados y hartos de las clases virtuales. Los y las alumnas comentan querer volver a la escuela y extrañar a sus compañeras, compañeros y maestra.

“Los maestros somos agentes de cambio y tenemos una labor preciosa porque no sólo tocamos aspectos cognitivos si no también emocionales de nuestros alumnos y padres de familia. Ojalá nuestra vocación de maestros sea revalorizada por la sociedad después de esto, ya que muchos padres de familia se quejan de no saber cómo enseñar o no tener la paciencia para hacerlo. Deseo tanto como los niños algún día regresar a nuestra normalidad sin embargo la situación de sanidad requiere nuestra adaptación al cambio y mientras eso sucede sigo con la motivación de enseñar a mis niños y transmitirles valores y enseñanzas para la vida, pese a las condiciones por las que actualmente nos enfrentamos.”

Si bien existen dificultades en esta nueva modalidad, la maestra Paola cree que también es un buen momento para aprender y valorar lo que es importante en nuestras vidas, como la salud, la familia, la propia vida en sí…  Durante sus clases ha compartido esta forma de ver la vida con sus alumnos y alumnas. Es importante tomar en serio las clases en línea ya que son un conjunto de esfuerzos por parte de profesoras, profesores, madres, padres, hijas e hijos. Si nos cuidamos entre todas y todos, pronto podremos volver a las aulas.