Día Internacional de la Felicidad

0
78

Desde 2013, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha exhortado a celebrar el Día Internacional de la Felicidad como reconocimiento de la importancia que desempeña la misma en la vida de las personas de todo el mundo.

Sin embargo en esta época alcanzar la felicidad es un trabajo muy arduo y complejo, debido a nuestra situación social, económica y sobre todo de salud como lo es la llegada del COVID-19.

Pero de algo es seguro, hasta en los peores momentos los seres humanos tenemos la capacidad de sacar lo mejor de nosotros; por ejemplo, la cuarentena en España ha hecho que los vecinos hablen de apartamento a apartamento, incluso crean performance donde participa todo el vecindario.

La Asamblea General de la ONU decretó en 2012 que el 20 de marzo sería la celebración a la Felicidad para reconocer se relevancia y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.

La felicidad es la sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos algún propósito o meta, porque ocurren situaciones agradables para nosotros en nuestro contexto.

Sin embargo, no existen requisitos objetivos para ser felices: dos personas no tienen por qué ser felices por las mismas razones o en las mismas condiciones y circunstancias; la felicidad puede ser tomada como equilibrio.

La armonía de tener buena salud, con base a una alimentación saludable, tener pensamientos positivos a pesar de las circunstancias y ser agradecidos por todo lo que tenemos; por el presente.

Existen terapias para alcanzar la felicidad, en su mayoría concuerdan con cambiar o crear hábitos buenos para nuestro cuerpo, como lo es ejercitarse, tener una alimentación balanceada y ocasionalmente nos recomendarán meditar, pues esta actividad ayuda de forma drástica la mente, para controlar emociones.

No es fácil ser feliz, pues circunstancias del entorno tienden a hacernos sentir tristes, agobiados, pero el cambio empieza en uno mismo; al tratar de encontrar en cada situación algo positivo, por más complejo que sea.