Diócesis de Tula emite disposiciones para regresar a la iglesia

0
652

Ante la disminución de alerta en el semáforo por COVID-19 de rojo a naranja en Hidalgo, las asociaciones religiosas han iniciado los preparativos para volver a recibir a sus fieles en sus recintos, tal es el caso de la religión católica, que a través de la diócesis de Tula emitió lineamientos con el objetivo de reabrir sus puertas en la nueva normalidad.

Dentro de las disposiciones generales se recomienda que los creyentes que por edad o estado de salud se encuentren dentro del grupo de riesgo -como personas mayores o con enfermedades crónicas- no asistan, por lo que serán dispensados del precepto para asistir físicamente a las celebraciones religiosas y podrán participar en la celebración de la eucaristía a través de las transmisiones en vivo que realiza la diócesis.

Asimismo, la diócesis emitió responsabilidades de los fieles que asistan a la iglesia, como evitar asistir si muestras algún síntoma de enfermedad respiratoria, así como tener sana distancia y usar cubrebocas en todo momento, además de que los asistentes deberán aplicarse gel antibacterial y usar el tapete desinfectante para zapatos al entrar al recinto, donde también habrá controles de temperatura.

Durante esta nueva normalidad, se evitará el saludo de mano para paz y la comunión se recibirá en la mano.

La ocupación del espacio dependerá del color del semáforo, en caso de ser naranja será al 25 por ciento, al 50 por ciento en caso de ser amarillo y 100 por ciento en verde, en caso de ser rojo, las iglesias deben estar cerradas.