Febrero: 19 Años DeFRENTE

0
463

La acelerada evolución de las nuevas tecnologías ha incrementado su influencia lo mismo sobre las actividades cotidianas como en los procesos especializados de las ciencias y las artes.

En el espectro de los medios de comunicación mundiales, la última década ha sido determinante sobre las formas de investigación, procesamiento de datos y presentación de resultados.

De 2012 a 2022 han pasado muchas cosas. 

El periodismo no ha sido ajeno a esta transformación.

Más aún, la aparición de la pandemia desatada por el coronavirus SARS-COv2 -desconocido en el mundo hasta noviembre de 2019- ha cumplido una función “depuradora” de la especie humana al cobrar un número extraordinario de vidas.

Nuevas condiciones, algunas muy extrañas, ha impuesto el COVID-19, que se han sumado a esa complejidad globalizada.

Junto a la hiper conectividad, el exceso de información, la superficialidad del juicio colectivo, la aprensividad social, el alto riesgo de la integridad y de la vida, así como a las nuevas formas de agresión virtual y material, se agregan todas las variantes y sub variantes del virus, con sus consecuencias.

Así llega febrero de 2022 a la historia universal, a la vida de la actual generación.

Así llegamos juntos en México al mes en que cierra el ciclo navideño con la festividad popular de La Candelaria, el mes del aniversario de la Constitución de 1917, de la conmemoración de La Marcha de la Lealtad y de La Decena Trágica.

Así llegamos al mes de San Valentín, con lo escaso que le ha dejado a la fe y a la tradición religiosa el pesado mundo de la mercadotecnia para hacer que el amor y la amistad giren en torno al gasto para vindicar las emociones, los sentimientos.

Y llegamos al aniversario 19 de nuestra revista mensual DeFrente, que ha sido escenario para la expresión abierta de las más inspiradas plumas que hoy protagonizan la vida pública en La Ciudad de Los Atlantes.

Desde Tula de Allende, Hidalgo, México, un equipo de jóvenes y experimentados trabajadores del pensamiento, de la comunicación y de los negocios, impulsan el vínculo entre las diversas formas y niveles de gobierno, de representación, de servicio, de organización, con la sociedad en su más amplio sentido.

Bajo el principio ético de ejercer en la libertad un periodismo para todos los sentidos, sea en lo corporal como en lo racional y hasta en lo simbólico, pasamos de una tradicional versión impresa que por fortuna sigue viva hasta una enérgica y pujante presencia en el mundo electrónico, en el ámbito digital, en la conexión global.

Mantenemos la atención en los aspectos cuantitativos que impone la vida real cotidiana, y alimentamos cada vez con más energía nuestra vocación informativa, de análisis responsable, de opinión fundada, con el único enfoque del servicio a las personas que integran la sociedad.

La calidad del quehacer periodístico desde La Ciudad de Quetzalcóatl, desde la legendaria Tula donde toda clase de historias se escriben a diario, está garantizada. Lo estará mientras estén resguardadas las libertades y a pesar de los peligros que hoy supone en México el oficio del periodista. Gracias por el favor de su preferencia estos 19 años.