HIDALGO EN AYOTZINAPA, A CINCO AÑOS.

0
571

Esta semana se han cumplido cinco años de los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014 en que resultaron desparecidos 43 estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Iguala, Guerrero, fundada en 1926.

Los padres y activistas solidarios con el movimiento que exige la aparición con vida de los 43, marcharon para manifestarse en las calles de la Ciudad de México.

Al contingente se unió un grupo de autonombrados anarquistas que, vestidos de negro y encapuchados, causaron con violencia destrozos a diversos edificios públicos y privados en el centro de la capital del país.

En los cinco años que han pasado, Hidalgo fue y sigue siendo protagonista, pues dos ex gobernadores hidalguenses fungían como servidores públicos de primer nivel en el gobierno federal de entonces: Miguel Ángel Osorio Chong, quien era titular de la Secretaría de Gobernación, y Jesús Murillo Karam, para entonces Procurador General de Justicia, a quien le correspondió fijar la controvertida “verdad histórica” de los trágicos acontecimientos.

En el viejo casco de la Hacienda de El Mexe, en Tepatepec, municipio de Francisco I. Madero, en Hidalgo, funciona la Universidad Politécnica, envuelta hoy en el escándalo que se conoce como “La Estafa Maestra”.

Diez años después de haber sido cerrada en junio de 2008, el pasado alcanzó en los patios de esa misma finca a la Escuela Normal Rural “Luis Villarreal”, con el anuncio y la confirmación de su reapertura, para retomar la formación de maestros de educación básica.

Maestros que, como parte de los acuerdos del gobierno federal con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), al amparo de la reforma que echó abajo la propia del gobierno anterior, (la reforma educativa de la reforma educativa), tendrán pase automático, sin evaluación alguna, a las plazas docentes.

Las escuelas normales rurales fueron creadas en la década de 1920 por los gobiernos post revolucionarios, 17 de ellas sobrevivían al inicio del siglo XXI y fueron sistemáticamente hostigadas por los gobiernos neoliberales, dicen los más enérgicos defensores de ese sistema.

Estas instituciones pasaron por cuatro momentos históricos relevantes: desde su fundación hasta el período cardenista, la industrialización y sus consecuencias entre el campesinado, su papel en los movimientos de liberación entre los sesenta y los ochenta, y el hostigamiento del neoliberalismo en su contra, como fuentes de violencia.

Como se recuerda, la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, causó gran indignación social en el escenario nacional e internacional y quedó en evidencia el debilitamiento del sistema democrático, al revelarse el aumento de la violencia, la transgresión a los derechos humanos y el deterioro del patrimonio histórico y material-territorial en un contexto dominado por el neoliberalismo y el narcotráfico, afirma la doctora en estudios latinoamericanos Maider Elortegui Uriarte.

Al vincularse en las investigaciones el caso precisamente con el tráfico de estupefacientes entre México y Estados Unidos, aparecen claramente en escena grupos criminales (se habla principalmente de Guerreros Unidos) y policías cooptados por ellos.

En nuestro país el gobierno había ejercido diversas órdenes de aprehensión en contra de decenas de implicados en los hechos de Iguala, pero el 3 de septiembre fue liberado Gildardo López Astudillo “El Gil” y el 14 de septiembre salieron libres 24 de los inculpados, porque un juez consideró insuficientes las pruebas presentadas por la fiscalía en su contra. ¡Vaya, el mes de la libertad!

El periodista Ricardo Raphael ha publicado en El Universal un análisis muy serio en el que destaca que, en Illinois, Estados Unidos, se sigue un caso contra Pablo Vega, acusado de traficar grandes cantidades de heroína que se trasladaban por territorio mexicano en autobuses de pasajeros.

Reproduce la hipótesis de que, para no perder un valioso cargamento, los normalistas habrían sido atacados en La Noche de Iguala.

La investigación que se desarrolla en la unión americana registra cientos de llamadas y mensajes intercambiados sobre estos asuntos; resulta interesante, dice Ricardo Raphael, que al menos dos números correspondan a dispositivos celulares registrados en el Estado de Hidalgo y no en Guerrero…

A cinco años de los hechos, 43 jóvenes de Guerrero siguen desaparecidos, los personajes hidalguenses están señalados de tener responsabilidad desde el gobierno y ya está abierta la convocatoria para las inscripciones en la normal rural de El Mexe.