Select Page

La comida ¿amiga o enemiga del ser humano?

La comida  ¿amiga o enemiga del ser humano?

Por Anakaren Cerón Hernández*

¿Alguna vez se han puesto a pensar en lo mucho que hemos complicado la alimentación, que llegamos al punto de tenerle miedo a los alimentos?

Es difícil entender en qué punto la comida, que nos da energía y nos permite mantenernos con vida, pasó a ser la parte odiada por algunos, o cómo es que el acto de comer se convirtió en el momento menos planeado de nuestra vida.

Los invito a pensar cuánto tiempo dedican a comer y planear sus comidas, independientemente de todas las opiniones con las que nos bombardean en los medios de comunicación sobre los alimentos: “no comas esto” o “come mejor aquello”.

¿Qué me dicen del “luego como, primero debo terminar este trabajo” o “compra algo rápido para comer y regresa a trabajar”?

Y es que el estilo de vida tan acelerado nos está consumiendo y ponemos mayor atención a otras cosas que a nuestro propio cuerpo.

 

 

Nos adentramos en un ciclo en el que toda nuestra energía va a trabajar, trabajar y seguir trabajando. El descanso que le damos a nuestro cuerpo es poco y el nivel de estrés que cargamos es mucho.

Te recuerdo que tienes un cuerpo, que necesita nutrirse, ejercitarse, descansar y dedicar un tiempo a las cosas que le gustan; no por esto vamos a dejar de lado las responsabilidades en la escuela o el trabajo, pero sí podemos organizarnos para devolverle un poco del tiempo y atención que le hemos quitado a esas actividades esenciales de la vida.

Hoy quiero enfocarme en la alimentación, así que pongamos en práctica los siguientes consejos para retomar y darle la importancia necesaria a nuestro cuerpo en ese aspecto:

  1. Establece los horarios en los que puedes realizar tus tres comidas básicas, considerando tus horarios de trabajo y tu estilo de vida, para lograr que sean lo más constantes posible.
  2. Designa un tiempo determinado para comer y que sea la única actividad que realices. Olvídate de celular, pendientes, computadora, agendas.

Al establecer horarios de comida y saber los recursos con los que cuentas en tu día a día, planea si es necesario comprar, llevar o anticipar comida; con esto me refiero a llevar algo de casa para comer o si es necesario ir al supermercado o al mercado para tener alimentos disponibles en casa, si debes comparar recipientes o una mochila para llevar tu lunch o si debes cocinar con anterioridad.

  1. Disfruta los alimentos, los olores, sabores y colores que un platillo te ofrece, come con calma.
  2. Escucha a tu cuerpo, no está de más recordar que lo que lleves a tu cuerpo será con lo que funcione, así que escúchalo y desde lo más profundo elige los alimentos que sabes le darán energía, le proveerán de nutrientes y le permitirán seguir realizando sus funciones de la mejor manera.

Recuerda que lo principal es darle la importancia que merece la alimentación en nuestro día a día y no olvidar las necesidades básicas de nuestro cuerpo; lo que nos permitirá gozar de mejor estilo de vida y disfrutar cada instante de lo mucho que podemos hacer.

 

*Nutrióloga y Educadora en Diabetes

Citas al 5564151647

anakaren.ceron@gmail.com

Facebook: Nutrición Anakaren Cerón

De interés

Share This