La fórmula de la felicidad

0
764

 

Hasta hace relativamente poco tiempo en la historia de la humanidad comenzaron a darse respuestas claras para las preguntas sobre el sentido de la vida.

Entre las ciencias y las religiones, entre filósofos y sabios, entre soñadores y expertos, hay -además de sus diferencias- una gran coincidencia.

Parece que todos estamos de acuerdo en que el sentido último de la existencia del ser humano en lo individual y en lo colectivo es la felicidad.

Tanto es así que, de todas partes, se han establecido fórmulas para ser feliz.

La actitud, la postura corporal, el instante preciso, nuestra propia imagen, las metas que perseguimos y logramos, el humor, el perdón, el acto de dar, las relaciones personales y la fe, son las principales variables reconocidas por los especialistas como referentes para construir un camino hacia la felicidad.

 

Algunas posturas minimalistas sugieren que la regla de la felicidad es muy, muy simple: todo se centra en el amor, y la fórmula es que la cantidad de felicidad que sentimos es exactamente igual a la cantidad de amor que estamos expresando.

 

Ni un poco más, ni un poco menos. Es unafórmula exacta que cualquiera puede comprobar.

 

Un reciente estudio que habría revelado qué cosas debemos hacer a diario los seres humanos para lograr la tan anhelada felicidad.

Socializar al menos 82 minutos al día.

Hacer actividades de relajación durante 78 minutos

Comer unos 75 minutos.

Orar o meditar otros 73 minutos.

Realizar ejercicios por unos 68 minutos.

Tener relaciones íntimas por 106 minutos.

Según esto, usted puede optimizar la sensación de felicidad, este plan de actividades diario debería ayudarle a Usted a alcanzar la plenitud, favoreciendo nuestro buen humor y el de aquellos que le rodean.

 

Una corriente académica de pensamiento e investigación, con raíces en la prestigiada Universidad norteamericana de Harvard que ha querido llamarse la “ciencia de la felicidad”.

Su afirmación principal es: “Aceptar la vida tal y como es te liberará del miedo al fracaso y de unas expectativas perfeccionistas”.

 

Estos son sus seis consejos principales para sentirse afortunado y contento:

 

Perdone sus fracasos. Es más: ¡celébrelos!

No dé lo bueno por hecho: agradézcalo.

Haga deporte.

Simplifique, en el ocio y el trabajo.

Aprenda a meditar.

Practique una nueva habilidad: la resiliencia. (capacidad de un ser para recobrar su forma original después de someterse a una presión deformadora).

 

Muy cerca de lo que puede ser la fórmula de la felicidad, seguimos -sin embargo- buscando, buscando, con la certeza de que la felicidad no es el destino, la felicidad, es el camino.

 

Artículo anteriorDeFrente Verde Reciclar, el reto que sigue vivo.
Artículo siguienteSalud espiritual Parte fundamental de una vida plena. TSA. Maritza G. Méndez Caro*
Fernando Alfonso es uno de los periodistas con mayor credibilidad en el panorama informativo y de opinión en el estado de Hidalgo. Dirige AVSI Comunicación, multiplataforma a la que pertenece el Periódico El Origen y la Revista DeFRENTE. Se consolidó como líder de opinión en el Noticiero Radiofónico Enfoque de NRM Comunicaciones, espacio que condujo durante 12 años. Ha colaborado, además, con W radio 96.9 FM, Radio Fórmula 970 AM y 103.3 FM, Editorial Notmusa, Diario Síntesis. Cuenta con estudios de Maestría en Administración de Negocios MBA por la Universidad Latinoamericana, es Licenciado en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Premio México de Periodismo 2010, otorgado por la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX)