8 MUERTOS, 11 HERIDOS, VEHÍCULOS INCENDIADOS Y DAÑOS MATERIALES DEJA VIOLENCIA EN LA CRUZ AZUL, PLANTA HIDALGO

0
1988

Ocho personas muertas, 11 heridos, vehículos calcinados y cuantiosos daños materiales, fue el saldo de un enfrentamiento con violencia a las afueras de la Planta Hidalgo de la Cooperativa La Cruz Azul en Tula.

En el intercambio de agresiones fueron detonadas armas de fuego que privaron de la vida a las víctimas y causaron heridas a otras personas, todos del género masculino. Las autoridades informaron sobre 9 personas detenidas.

El choque con tubos, palos y armas de fuego ocurrió en la zona de la Puerta 3 de la planta cementera, en el área de facturación, donde las unidades de carga acceden para surtirse del producto.

Alrededor de las 4:30 de la mañana, trabajadores y familiares de Ciudad Cruz Azul alertaron sobre la movilización de unidades -unos 15 microbuses y autobuses- con grupos de personas por la carretera Tepeji-Tula hacia la planta, por lo que iniciaron la movilización defensiva concentrándose en los accesos a la fábrica. Se estima que unas 500 personas actuaron “en defensa de la planta” y repelieron el embate.

Hacia las cinco de la mañana inició el ataque con destrozos materiales a las instalaciones en el acceso comercial a la fábrica cementera, el incendio a por lo menos seis unidades vehiculares, el intercambio de golpes, las agresiones a los trabajadores y los disparos.

El grupo de choque que, se dice, provenían del Estado de México, estaba integrado principalmente por jóvenes robustos armados con los objetos ya referidos.

Minutos antes de las seis de la mañana se reportó que una persona herida de bala había sido trasladada al hospital del lugar para su atención, más tarde trascendió su deceso. Era un trabajador de La Cruz Azul.

En un informe del personal médico se identificó a otros heridos que ingresaron al nosocomio: M. C., con lesión de impacto de bala en el abdomen; B. B. con fractura de cadera; O. H., con lesión en la espalda con impacto explosivo; Á. G., con impacto de bala en la pierna derecha, y C. H., con impacto de bala en la muñeca izquierda. Se esperan más reportes médicos durante la jornada.    

Hacia las 7:30 se ubicaron siete cuerpos aparentemente sin vida tendidos sobre el pavimento, bajo el puente a desnivel localizado en el área del conflicto.  

Se trata de por lo menos el quinto intento fallido, esta vez con saldo rojo, de “recuperación” de las instalaciones, ya que con anterioridad el grupo conocido como “los disidentes”, que encabezan Víctor Manuel Velázquez y Jose Antonio Marín, presidentes de los consejos de administración y de vigilancia que operan en la Ciudad de México, pretendió desplazar al grupo que encabezan en Hidalgo, con los mismos cargos, Federico Sarabia Pozo y Alberto López.

En conferencia de prensa, Alberto López y otros integrantes de la directiva cooperativista en la planta Hidalgo, denunciaron daños graves a la sub estación eléctrica y responsabilizaron de los hechos directamente a Velázquez y Marín, y destacaron que en Ciudad Cruz Azul ya se preveía que ocurrieran estas acciones y las lamentables pérdidas humanas.

Mientras evalúan los daños, que han provocado pérdidas por 10 millones de pesos a la cementera, declararon que temen nuevos ataques como el de este miércoles 27 de abril.     

Ante los hechos, apresuradamente se difundió un “comunicado oficial”, sin firma de ningún directivo cooperativista, en el que rechazan los actos de violencia y exigen a las autoridades gubernamentales competentes su intervención deslindar responsabilidades y sancionar a los responsables.

Por su parte, mediante un escueto comunicado, la Secretaría de Seguridad Pública estatal informó que “la mañana de este miércoles, al 911 de Emergencias se notificaron agresiones y disturbios entre dos grupos de personas en uno de los accesos a la planta industrial de la Ciudad Cooperativa Cruz Azul”.

Al sitio acudieron integrantes de instituciones de seguridad, protección civil y médicas para la atención del incidente, agregó.

Precisó que “derivado de los hechos de violencia, fuerzas de seguridad resguardan la zona y autoridades de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo lleva a cabo el procesamiento del lugar para determinar el número de personas fallecidas y lesionadas en traslado a clínicas para su atención”.

Asimismo, instalaciones y vehículos presentan daños, que se documentan mediante las diligencias correspondientes, finalizó la dependencia.

El gobernador Omar Fayad condenó enérgicamente los violentos enfrentamientos y precisó que giró indicciones a la Secretaría de Gobierno para que, en coordinación con la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo, «además de investigar los hechos, se puedan impulsar mesas de diálogo entre las partes y evitar que se repitan los hechos tan lamentables como este».