Nuevas formas de familia; matrimonio igualitario y adopción

0
88

La tendencia hacia las relaciones abiertas entre personas pertenecientes a la comunidad LGBT+ parece estar cada vez más a su favor, al menos en territorio mexicano, pues si bien es cierto que aún llegan a ser víctimas de la homofobia, también cada vez existen más personas, empresas y organizaciones que están en su favor y ayudan a respaldar sus derechos.

Esto se puede reafirmar con los hechos vividos el pasado 3 de noviembre, donde con 31 votos a favor, cinco en contra y tres abstenciones, se aprobaron las reformas al código civil para reconocer el matrimonio igualitario en el estado de Puebla.

Con dichas reformas se ha establecido un matrimonio como contrato civil, por el cual dos personas se unen voluntariamente en sociedad para llevar una vida en común, con igualdad de derechos y obligaciones, es por ello que quedó prohibida cualquier forma de discriminación que atente contra este derecho.

A través de esta acción, Puebla se ha sumado a los estados de Baja California Sur, Campeche, Ciudad de México, Coahuila, Colima, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Quintana Roo y San Luis Potosí, donde ya se permite el contrato conyugal entre parejas del mismo sexo.

Está más que claro que aún falta mucho por hacer, pues algunos legisladores panistas votaron en contra de la reforma, argumentando que se abre la puerta para la adopción de menores de edad.

Pero… ¿qué pasa con la adopción homoparental en México? En agosto de 2010, la Ciudad de México se convirtió en la primera entidad del país que permitió la adopción de menores por parejas del mismo sexo. Años después, en enero de 2017, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) publicó en el Semanario Judicial de la Federación la jurisprudencia al rubro de derecho a la vida de familiares de parejas del mismo sexo.

Sin embargo, al ser enviada a los estados, estos han tardado en dar resolución y sólo ha sido aprobada en 9 de ellos.

Posterior a la Ciudad de México, se aprobó en Coahuila, Campeche, Colima, Morelos, San Luis Potosí, Chiapas, Yucatán y Guanajuato, siendo este último uno de los estados más conservadores del país y en dónde habido más resistencias por parte de la clase política local.

Y es cierto, en el resto de los estados que no han sido mencionados se sigue manteniendo una actitud que bien podría ser catalogada como prejuiciosa ante los derechos de la comunidad LGBT+, aunque también, poco a poco se va abriendo la brecha para que puedan tener esa aceptación social qué tanto han buscado y por la que se continúa luchando día con día.