Un tiempo para ser mujer.

0
285

Por Mariela León León.

Ser mujer es, en sí mismo, un acto de vida y de amor.

En el mundo entero, sin embargo, la historia no ha sido del todo benévola con las mujeres, millones de ellas han tenido que enfrentar diversas circunstancias que las convierten en víctimas.

En México es difícil ser mujer, porque el entorno se vuelve cada vez más complejo para aquellas que destacan: se preparan, trabajan, progresan, y siguen desempeñando dobles o triples roles simultáneos.  

Hoy, ser mujer es sinónimo de inteligencia, fortaleza y, sobre todo, valentía; para lograr posicionarse en la vida como un seres capaces e independientes, para ser tomadas en cuenta en los sectores importantes de nuestro país.

La mujer ha reflejado esa habilidad de salir adelante en un contexto donde el hombre la subordina, asumiendo erróneamente que los seres humanos tenemos adheridos desde nuestro nacimiento un rol y un valor en la sociedad, de acuerdo a nuestro género.

Ocasionalmente la mujer muestra más capacidad y fortaleza que un hombre, si hablamos de madres solteras, mujeres independientes; quienes realizan las actividades del hogar y a su vez luchan por adentrarse en el sector empresarial para poder solventarse o solventar a su familia.

Happy businesswoman sitting in the office and working on computer.

A pesar de estos logros, la supuesta igualdad considerada en las leyes actuales es simbólica, pues una mujer de cada 50 mil puede llegar a un cargo de alto nivel en la empresa o en la organización.

Aún existe inequidad salarial al percibir ellas salarios menores que los de ellos, en trabajo y horarios similares.

A esta desigualdad se suma el difícil acceso a servicios de salud y seguridad social; es decir, ser mujer en México es vivir alerta en una sociedad machista, donde una de cada tres mujeres ha sufrido un tipo de violencia, las minimizan, las humillan, las dejan morir.

Las mujeres sufren violencia de género, ¿qué significa? que siempre justificarán los actos violentos contra ellas sólo porque son mujeres, como si merecieran ser humilladas, golpeadas o asesinadas, rechazando la idea de que ellas pueden y son capaces de realizar acciones que un hombre hace, desde lo moral hasta lo social.

El país no ha hecho sentir seguras a las mujeres, parece que se está normalizando la violencia, intentan encontrar una justificación cuando son violentadas, pretenden demostrar que en la realidad ellas no gozan de los mismos derechos que ellos y tienen que pasar diversas dificultades para que las leyes la tomen en cuenta.

Las violentan maestros, empresarios, taxistas, universitarios, incluso la familia, sin que pueda definirse un por qué, lo que sí es seguro en este país es que la impunidad y la injusticia no tiene fin. Es por ello que debemos unirnos para exigir resultados a pesar que el Estado tiene la obligación de darnos, cuidar de su ciudadanía.

No es cómo vestían, el horario, el lugar donde se encontraban, con quién estaban, es la falta de educación y valores, el no aceptar que todas y todos somos personas capaces, así como una mujer puede proveer un hogar, el hombre puede atenderlo, no es cuestión de roles, es cuestión de ser funcionales.

No obstante, en medio de este raro ambiente, hay mujeres que destacan en diversas partes del mundo y que nos demuestran las posibilidades reales de lo que aquí afirmamos; mujeres que rompieron ese paradigma y se han manifestado en el deporte, ciencia, en el periodismo, círculos en donde tradicionalmente se puede considerar que no tienen mucho posicionamiento.

En tiempos difíciles como los que vivimos, tres virólogas delInstituto Spallanzani de Roma lograron aislar el nuevocoronavirus, y con ello abren paso para la comprensión del virus-nCoV 2019 y así desarrollar nuevas estrategias diagnósticas y terapéuticas.

La canadiense Donna Strickland hizo historia al convertirse en una de las pocas mujeres galardonadas con el premio Nobel de Física, por su aportación en la rama de la óptica y el dominio preciso de la luz láser.

En México, Anabel Hernández ganó el Premio Nacional de Periodismo 2020 por su libro “El traidor. El diario secreto del hijo del Mayo” Otorgado en el XLIX Certamen Nacional e Internacional de Periodismo del Club de Periodistas de México.

La hidalguense Daniela Campuzano Chávez Peón, ciclista de montaña acogida por Tulancingo, quien el 28 de julio de 2019 se colgó la medalla de oro en los Juegos Panamericanos dando la séptima medalla de oro para México hasta ese momento, podría representar al país en los Juegos Olímpicos de Tokyo este 2020.

Ellas son apenas unas de las tantas mujeres que se esfuerzan, que se apoyan entre sí, luchan para sobresalir, ponen en alto el ser mujer en México y en el mundo a pesar de las dificultades y la desigualdad de género, son ejemplos contundentes para toda la humanidad.