Voto, el verdadero poder político

0
525

Por: Héctor Tovar Rodríguez

«La política es un oficio de gran vocación y servicio».

Podemos ser maestros, médicos, obreros, comerciantes, campesinos, empresarios, artesanos; pero todos, ¡absolutamente todos!, somos ciudadanos y eso dentro de una comunidad política nos da un poder natural como individuos.

El pueblo, la comunidad, los ciudadanos, son el único ente que posee un poder natural que nadie se lo otorga; y para vivir en armonía, el ciudadano crea mecanismos de organización social.

El sistema democrático es uno de ellos, los ciudadanos, el pueblo, elije a una persona mediante un mecanismo de votación para que ese individuo se convierta en su representante o dirigente.

Los ciudadanos (el pueblo) vierten o transfieren de manera individual su poder a ese individuo mediante un voto y con una mayoría lo convierten en ganador y legitiman la transferencia de su poder.

Para que vivamos de forma regulada nuestros ahora dirigentes, ya con el poder otorgado, crean medios de instrumentación, instituciones, o trabajan con las instituciones para hacer uso y ejercicio de ese poder delegado por la ciudadanía.

Lo que debemos tener presente la población y nuestros regidores, síndicos, presidentes municipales, diputados, senadores, es de que ese poder no es suyo.

No es por título personal, sino que están en posición de ejercer el poder público, en posición de ejercer el poder de la comunidad, del ciudadano, los dirigentes no son la sede del poder, lo es el pueblo que se los ha otorgado.

Ahora sabes bien de tu poder, piensa bien tu voto y a qué tipo de gente quieres regalarle tu poder. ¡Hagamos una buena política, la educación y formación de un pueblo son su mayor riqueza!