El hombre no es feminista

0
525

Ante todas las situaciones que aquejan a las mujeres, por las cuales en la actualidad salen a manifestarse, ¿qué postura tiene el hombre y en qué forma apoya al movimiento?

Podemos considerar que lo hombres llegaron tarde a la lucha por igualdad, pues han dejado todo en manos de las mujeres. Si bien es cierto, la ley adjudica beneficios a este sector sin embargo es la misma ley quienes las vuelve vulnerables

En este caso, el papel que juegan los hombres está en los propios hombres, es quien debe tomar conciencia sobre sus privilegios ante la sociedad y en conjunto con el movimiento feminista crear una deconstrucción en la estructura patriarcal.

¿Cómo puede un hombre apoyar al feminismo?

Sí bien es cierto el feminismo se ha posicionado tras concientizar a la sociedad, en especial a las mujeres, que vivimos en un mundo lleno de violencia que en su mayoría es simbólica; es decir, indirectamente y es reproducida por la influencia de nuestro contexto.

Feminismo es un conjunto de teorías sociales y de prácticas políticas en abierta oposición a concepciones del mundo que excluyen la experiencia femenina para reclamar y proclamar los derechos de las mujeres.

Ante esta situación el hombre se convierte en aliado, mas no en feminista. Podrá seguir la línea del movimiento, salir a manifestarse con las mujeres, exigir la igualdad de derechos siempre entienda que se ejecuta para que las mujeres existan y se cumplan sus derechos

Lo primordial para lograr un cambio y apoyo es dejar a un lado las conductas machistas; creer que la mujer no puede gozar de los privilegios que el hombre goza, como desarrollarse profesionalmente, salir; ser independientes.

Esto deriva a una nueva masculinidad, el hombre que acepta que ocasionalmente la mujer puede ser quien provee el hogar, quien se vuelve funcional realizando actividades que impliquen fuerza pero a la vez delicadeza.

El hombre que rechaza al colectivo que denigra a la mujer, a base de palabras humillantes, adjudicándole actividades o roles meramente «femeninos» como si éstos fueran adheridos desde nuestra concepción.

Es crucial hacer una introspección para asimilar aquello que puede afectar en este caso a las mujeres y de qué forma puede modificarse y beneficiar a la sociedad para que exista la igualdad que se busca.