Ley Olimpia contra abuso cibernético

0
509

La violencia contra las mujeres y niñas no sólo impacta físicamente, sino que el abuso ya alcanza las redes sociales.

El 3 de diciembre de 2019 fue aprobada en la Ciudad de México la Ley Olimpia, un paso adelante en la lucha por la seguridad de nuestras mujeres en todos los espacios posibles. Se le otorga el nombre por la activista Olimpia Coral Melo, quien lucha contra de la violencia digital contra las mujeres.

Las reformas aprobadas con la Ley Olimpia buscan castigar a quienes pongan en riesgo la intimidad sexual de otra persona, sea grabada o con elaboración de contenido real o simulado, sin su consentimiento y pueden tener de 4 a 6 años de prisión.

De igual forma se castigará a quienes extorsionen o manipulen algún contenido íntimo con 4 a 9 años en prisión, las reformas incluyen los procesos de denuncia específicos para que puedan ser atendidos en menos de 24 horas.

Tomemos en cuenta que el internet es una herramienta pero igual un arma de doble filo, pues compartimos información con la idea que será privada sin embargo, no siempre es así y cualquier información audiovisual puede estar a disposición de quien sea y ser manipulada al grado de perjudicar al dueño o autor del material.

Por unanimidad, los diputados de la LXIV Legislatura del Congreso de Hidalgo aprobaron el siete de diciembre de 2019 que el ciberacoso se considere como un tipo de violencia en contra de mujeres en la entidad, que, junto con otras dos iniciativas, forman parte de la Ley Olimpia.

El dictamen detalla «se manifiesta mediante el acoso, hostigamiento, amenazas, insultos, divulgación de información apócrifa, mensajes de odio, difusión sin consentimiento de contenido íntimo, textos, fotografías, videos y/o datos personales u otras impresiones gráficas o sonoras verdaderas o alteradas».

¿Por qué es importante atender la violencia digital?

Existen al rededor de 75 millones de habitantes mayores a seis años, que son usuarios de internet, teniendo a la mano un arsenal de información. Las mujeres son en su mayoría de víctimas de este acoso, la exposición íntima y las amenazas a través de internet, 18 de cada 100 mujeres han sido al menos una vez han sufrido de violencia digital.

Castigar a quienes ejercen estos actos es fundamental para perpetuar la seguridad y cambiar la perspectiva, no solo de los agresores, sino de la sociedad.

La violencia digital es un problema importante, que se debe contrarrestar en calidad de urgencia, pues el internet se ha colocado como un espacio importante para cada individuo, usándose incluso como herramienta de manipulación.

Quizá por encajar, o no perder a un ser querido caemos en la propuesta de enviar archivos multimedia que comprometa nuestra integridad e intimidad, sin tener en cuenta que esa información puede llegar a malas manos.