CÁNCER DE MAMÁ: UNA DOLOROSA EXPERIENCIA QUE SE PUEDE PREVENIR

0
172

Cada 19 de octubre se celebra en el mundo el Día Internacional del Cáncer de Mama. El propósito de esta fecha es sensibilizar y concienciar a las personas de todo el mundo, sobre la importancia de realizarse un examen de mamas regularmente, para detectar cualquier signo o anomalía relacionados con esta enfermedad.

El cáncer de mama es un cáncer que se forma en las células de las mamas y que afecta tanto a mujeres como a hombres, aunque en los varones es menos común ya que, de acuerdo con datos de la organización “Breast Cancer” de EEUU, menos del 1% de todos los casos de cáncer de mama se producen en hombres.

Por otra parte, el cáncer de mama es la enfermedad maligna no dermatológica más frecuente en las mujeres de todo el mundo, de acuerdo con cifras de distintas organizaciones como Breast Cancer, cada año se diagnostican en el mundo 1 millón 151 mil casos nuevos de cáncer de mama. Además de ser la primera causa de muerte entre las mujeres del planeta.

Aunque no existe como tal una causalidad para el cáncer de mama, expertos en la salud consideran que algunos de los factores de riesgo que pueden hacer que una persona sea más propensa a desarrollar esta enfermedad se dividen en: factores ambientales, factores hormonales, factores genéticos y lesiones mamarias precursoras.

Dentro de los factores ambientales que hacen que una persona sea más propensa a desarrollar esta enfermedad se encuentra: una mala alimentación, un índice de masa corporal elevado, el no realizar actividad física, adicciones como el tabaquismo y alcoholismo y haberse expuesto a radiación o campos electromagnéticos.

En cuanto a los factores hormonales relacionados con el cáncer de mama se menciona: la exposición a estrógenos endógenos y la administración de estrógenos y progestágenos exógenos, bien como anticonceptivos orales o como terapia sustitutoria en la menopausia.

Dentro de los factores genéticos se refiere a que una mujer con antecedentes familiares de cáncer de mama eleva mucho el riesgo de presentarlo, aunque esto no significa que la enfermedad en sí sea hereditaria, si no que la presencia de alteraciones genéticas que predisponen al cáncer sí pueden serlo.

El último factor de riesgo que hace que una persona sea más propensa a desarrollar cáncer de mama son las lesiones mamarias precursoras, esto quiere decir que el riesgo de presentar cáncer de mama en mujeres que tienen diversas lesiones que pueden ser benignas o no invasivas es mayor que en aquellas mujeres que no presentan ningún tipo de lesión.

Octubre, el mes de la lucha contra el cáncer de mama es importante pues visibiliza esta enfermedad y da herramientas necesarias para su detección temprana. Expertos en salud informan que el cáncer de mama detectado a tiempo, tiene hasta un 95% de probabilidad de cura.

Para detectarlo es necesario realizar exámenes cada cierto tiempo, ya sea una mamografía o una revisión manual en consulta médica o incluso en casa, frente al espejo.

Aunque los síntomas o signos de aparición de esta patología dependen de cada persona y no todas los presentan, las señales de advertencia más comunes son:

  • Un bulto nuevo en la mama o la axila (debajo del brazo).
  • Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
  • Irritación o hundimientos en la piel de la mama.
  • Enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
  • Hundimiento del pezón o dolor en esa zona.
  • Secreción del pezón, que no sea leche, incluso de sangre.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Dolor en cualquier parte de la mama.

Para realizarse un autoexamen de mama y detectar o descartar la aparición de distintas anomalías asociadas al cáncer de mamá es necesario hacer lo siguiente:

Acuéstese boca arriba y coloque la mano derecha por detrás de la cabeza.

Con los dedos del medio de la mano izquierda presione suave, pero con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.

Luego, estando sentada o de pie, palpe la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta esta zona.

Presione suavemente los pezones, verificando si hay secreción. Repita el proceso en la mama izquierda.

Luego, párese frente a un espejo con los brazos a los lados.

Mire las mamas directamente y en el espejo. Busque cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja.

Igualmente observe la forma y el contorno de cada mama.

Revise para ver si el pezón está hundido.

Se recomienda realizar una autoexploración una vez al mes y si detecta alguno de los signos asociados al cáncer de mama, acudir de inmediato al médico.

Es importante destacar que, en México, el cáncer de mama representa una de las principales causas de muerte en mujeres. De acuerdo con Salud Pública MX, Los datos sobre detección, muestran 6 mil nuevos casos en 1990 y se estima un incremento cercano a 16 mil 500 nuevos casos anuales para la década de 2020.

Por último, algunas recomendaciones para reducir el riesgo de padecer cáncer de mama, se recomienda:

Practicar la lactancia materna por más de 12 meses.

Consultar a su médico sobre el uso de anticonceptivos orales.

Llevar una dieta rica en frutas y vegetales por su alto contenido de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Reducir al mínimo el consumo de grasas, azúcar y alcohol.

Mantener un peso adecuado.

Realizar actividad física al menos 30 minutos al día.