CHAVA JIMÉNEZ: HAY CAUSAS QUE MERECEN SACRIFICIOS

0
2341

Es originario de Tepeji del Río de Ocampo, en Hidalgo; es Licenciado en Administración Industrial por el Instituto Tecnológico de Querétaro (ITQ). Padre de dos hijos varones ya adolescentes, dedicado al comercio, como sus padres. Pasó de emprendedor en el comercio a empresario en el ramo del transporte, ha sido servidor público y es político de la nueva generación en su ciudad natal.

Amable, abierto, accede a charlar con la Revista DeFrente “acerca de lo que quieras, amigo, puedes preguntar lo que quieras”, dice de buen humor.

– ¿De política?

-De política, si quieres. De lo que quieras, insiste.

-Ya dijiste. ¿quieres ser presidente municipal de Tepeji del Río? ¿Estás trabajando para eso?

-Como todo tepejano que ama a su tierra y a su gente, me sentiría muy honrado si tuviera ese privilegio, el de ser su presidente municipal; pero ahora lo que demanda toda la atención, todos los esfuerzos de las instituciones, es que la gente recupere la tranquilidad, que esté fuera de peligro frente a la pandemia del COVID-19.

Cuando eso suceda -agrega- si quieres hablamos del tema de la presidencia municipal. Y en cuanto a si estoy haciendo algo para eso, yo pertenezco a un partido político, estoy trabajando para su fortalecimiento, para su unidad interna y para afianzarlo como una importante fuerza política del municipio. En cuanto se reanude el proceso interno, una vez que haya condiciones más seguras de salubridad general, podremos hablar de aspiraciones, candidaturas y eso, porque incluso la gente ve mal que los políticos se aprovechen de la crisis, de la necesidad de la gente, para buscar beneficios políticos de la situación o para aprovecharse de la buena fe de las personas.

-Bueno, pero -aunque sea en voz baja- se habla de las elecciones.

-Sí, claro; es que no es un asunto menor. Es un tema en el que estamos involucrados todos y de alguna manera se habla. Sin embargo, yo te puedo decir que, entre la población esa no es hoy la prioridad, sino el que las familias queden lejos de los riesgos en todos los sentidos.

-Se te ha mencionado entre las figuras que podrían ser postuladas a la alcaldía, por eso te lo pregunto. ¿Cómo ves Tepeji del Río, hoy?

-Es un municipio grande, importante, con una envidiable ubicación estratégica (paradójicamente esa es, al mismo tiempo) su fortaleza y su vulnerabilidad. La gente de Tepeji del Río de Ocampo tiene un gran sentido de identidad con su tierra, con nuestras tradiciones, con nuestra cultura popular. Te digo con plena certeza, somos un pueblo muy noble y cuando se trata de defender lo nuestro, somos aguerridos.

-Tepeji del Río ya no es lo que fue antes: pintoresco, hasta “pueblerino” -si tú quieres.

-No, ya no es el de antes. Hoy tenemos frente a nosotros muchos de los desafíos que implica la modernidad, el desarrollo, la incorporación a un mundo globalizado, hiperconectado. Somos ya una población muy demandante, muy participativa y muy exigente con lo que se hace aquí, con lo que se produce aquí, con lo que se genera aquí.

-Uno de los grandes y graves problemas de Tepeji del Río es el de la seguridad pública y hay otros como los servicios urbanos.

-Sí, es cierto. Tienes razón. Yo te puedo decir que no hay una sola persona de Tepeji que no haya sufrido algún tipo de agresión o que no haya sido víctima de algún delito; hay muchas cosas que pueden hacerse, que deben hacerse, desde todas las trincheras, para reducir esos índices. Se tiene que actuar, no dejar el tema en palabras o en opiniones. ¿Quiénes vamos a actuar? Los ciudadanos, con las decisiones que tomemos, con las acciones que emprendamos.

-Los ciudadanos y las autoridades, la policía, el gobierno municipal.

-Es un tema, de por sí multifactorial, por eso su atención (desde la prevención del delito hasta el castigo a los delincuentes) debe ser abordado en forma coordinada, todas las instancias escuchando y atendiendo de inmediato el sentir directamente de las personas, y al mismo tiempo realizar acciones en otros frentes, simultáneamente en desarrollo social (educación, salud, turismo, atención a sectores sociales vulnerables…

– ¿No suena como a discurso de siempre?

-Si quieres verlo así, así puede sonar; pero a la hora de hacer las cosas, se pueden hacer diferentes, con una óptica distinta a como se vienen haciendo ahora.

-Me estás planteando una especie de “plan de gobierno”.

-No, permíteme (sonríe, ríe, casi llega a carcajada): te estoy respondiendo lo que tú me preguntaste.

-Está bien. Te pregunto de otras cosas. ¿Eres Jiménez de los parientes de Raúl Jiménez?

-No, amigo. Soy de otros Jiménez, pero igual que todos los tepejanos guardo un gran aprecio y un gran orgullo por el personaje, por la figura en que se ha convertido nuestro paisano, que ha llevado el nombre de este municipio a todas partes del mundo.

– ¿Qué opinas del gobierno actual de Tepeji del Río?

-Mira: cada persona que ha ocupado un cargo en las administraciones de Tepeji del Río, desde que fue creado como municipio el 8 de agosto de 1865, pienso que ha hecho su mejor esfuerzo por responder a la confianza de la población. La historia se ha encargado de juzgarlos y lo hará también con los que ya van de salida.

Lo que es importante hoy es impulsar una sociedad unida en Tepeji del Río, en Hidalgo, en México. Hay muchas cosas que son enemigos comunes, nos acechan y nos afectan a todos por igual, sin importar diferencias, como la pandemia -por ejemplo-; lo que nos corresponde es generar una participación social fuerte, muy propositiva, que acompañe la crítica con una solución…

– ¿Tú lo Haces?

-Estamos en eso. Desde que inicié mi participación en la vida pública me he sometido a la evaluación de la gente, así me mantengo. Hago crítica, una crítica muy constructiva. Dicen que no hay que aceptar la crítica constructiva de alguien que no ha construido nada, yo llevo ya varios años construyendo un proyecto de servicio, nos ha tocado sacrificar algunas cosas, pero hay causas que merecen sacrificios.

Sin embargo -añade- yo, tu amigo Chava Jiménez, no es quien importa. Quienes importan de verdad son los tepejanos y su bienestar. Hacia allá hay que conducir nuestros esfuerzos, estés en la trinchera que estés.

-Hay muchos temas que platicar; muchas opiniones que conocer…

-Así es. Cuando gustes platicamos. Un saludo a tus lectores, a tus colaboradores. Dice y cierra esta conversación, una de las muchas que hemos tenido y que tendremos.