CUATRO JINETES DE UN NUEVO APOCALIPSIS: Los fenómenos de alto impacto social en la región

0
394

Los fenómenos de alto impacto social en la region de tula en la nueva normalidad

La región de Tula-Tepeji pertenece al estado de Hidalgo y comprende unos 20 municipios hidalguenses con una población global de medio millón de habitantes, pero está ubicada también en la zona del Valle de México, es parte de la megalópolis en torno a la Ciudad de México, capital del país.
Esto le da relevancia y la ubica como un punto de máxima prioridad en la generación, desarrollo y efectos de la compleja problemática que manifiesta con precisión la nueva realidad del país, coincidente con la pandemia del coronavirus SARS-Cov2 que va en la quinta ola mundial del #COVID19.
Estos son los cinco fenómenos de alto impacto visibles hoy en la nueva realidad en el corazón de la República Mexicana.


EL INFIERNO ECOLÓGICO

Se cumplieron los pronósticos y las tendencias, de acuerdo con el manejo irresponsable de los desechos, el ambiente natural de la región ha colapsado.
La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) impulsa -tarde y contra la opinión de los habitantes- la obra de “corrección” y ampliación del cauce, así como el revestimiento del Río Tula con destino a la Presa Endhó, foco de enfermedades mortales.
Esto aumentará la cantidad y la velocidad de las aguas residuales procedentes de los túneles emisores central y oriente del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, luego del daño causado por la arbitraria inundación de lunes 6 de septiembre de 2021, donde perdieron la vida 17 pacientes del hospital del IMSS.
El proceso al que se pretende someter estos desechos ha causado que la Planta Tratado de Aguas Residuales de Atotonilco de Tula genere una incontenible plaga de moscas que altera gravemente la vida cotidiana de miles de familias en las poblaciones de toda el área geográfica.
Adicionalmente, las emisiones de partículas tóxicas que nacen en la zona industrial de Tula-Atitalaquia procedentes de la refinería de PEMEX y la termoeléctrica de la CFE registran niveles de gran riesgo para la zona metropolitana de la CDMX.
A todo esto hay que sumar el cierre del basurero que se pretendía operar en Atitalaquia, donde el movimiento civil inconforme sufrió una baja mortal.


LA INSEGURIDAD Y EL CRIMEN

El reacomodo de los grupos dedicados al tráfico de enervantes y a la industria del huachicol, que se financian mediante secuestros, robos y asaltos, que poseen una capacidad operativa y armamento superior a los cuerpos de seguridad, ha puesto al crimen en una de sus mayores intensidades en el centro del país. La fuga violenta de un grupo de reos en el penal de Tula, los homicidios puntuales contra líderes locales del crimen, el depósito por todos los confines de la región de víctimas ultimadas con saña inaudita, son las evidencias de la grave crisis que deben enfrentar hoy a diario personas, familias, grupos y comunidades.
El uso de armas no tiene límite. En el basurero regional que operaría en Atitalaquia un ataque violento cobró la vida de un activista y, meses antes, en la puerta 3 de la planta Hidalgo de la Cooperativa La Cruz Azul un operativo violento arrojó siete personas muertas.
Así las cosas.


SOCIEDAD CIVIL

Ante la orfandad en que ha quedado la población común frente a los ataques de la contaminación, a los riesgos de siniestros y a la indolencia de las autoridades gubernamentales, la sociedad civil organizada ha tenido que entrar al activismo, con acciones compensatorias que pretenden mantener viva la esperanza entre personas y familias.
Antes, durante y después de la desgracia de la inundación, al menos dos personajes han trascendido los límites políticos y han impactado en el sentir social.
Danubio Villadonga es ahora un auténtico personaje con identificación popular, una especie de “súper héroe” de carne y hueso que aparece providencialmente para ayudar a la población en situaciones críticas.
Noe Paredes Meza está identificado hoy como la figura que ha conseguido conectar con amplios sectores de la población por representar la voz de la gente para exigir atención y soluciones para los problemas complejos de la gente, que no descansa.
Desde diversas trincheras, estos perfiles se ocupan con el mismo énfasis de acercar apoyos reales verificables a los vecinos de las localidades, como de cuestionar a las autoridades su falta de atención a problemas específicos de infraestructura urbana, salud, seguridad, desarrollo económico, impulso al deporte.


LA ALTERNANCIA POLÍTICA EN EL GOBIERNO

Una población cansada de una sola versión de gobierno, de un mismo partido político dominante, ansiosa de cambio, pero también presa de un impulso mecánico por destruir todo lo que se relacione con el viejo sistema, abrió por fin espacios para la alternancia.
Primero para alcaldes, luego para legisladores locales y federales, y finalmente para gobernador del estado, políticos postulados por fuerzas políticas diferentes del PRI son hoy los nuevos líderes regionales. Un moribundo y confuso PVEM cayó parado y tiene hoy las posiciones de los diputados local y federal, además de mantener el doble juego de aliarse con Morena sin renunciar a su franquicia familiar.
Un corroído PRI que está reducido a menos que su propia sombra se apresta a jugar como oposición en el estado, como intenta hacerlo en el país, con todos los pronósticos en su contra y con la sombra de la muerte en ancas.