Bienvenidos a la cuesta de enero 2020.

0
127

Ha iniciado el año 2020 de nuestra era, en el calendario gregoriano, que rige la mayoría de los conteos del tiempo en el mundo occidental.

Para la cultura china vivimos el año 4716, en el calendario musulmán este es el año 1442, en el persa es 1398, en el armenio es 1469, en el hebrero es 5780, en el budista es 2563 y en el calendario coreano vivimos el año 4352.

Lo que nos da una idea de la relatividad del tiempo (y de la fragilidad) para la vida humana.

Hagamos un breve panorama de lo que nos depara a los mexicanos este nuevo año, precisamente en aspectos tan relativos, pero tan relevantes en nuestra vida cotidiana como la economía, la política y la seguridad.

Para empezar, se estima que al menos el 62% de los mexicanos nos quedamos con la cartera vacía para cumplir con nuestros compromisos financieros.

Aunque los especialistas opinan que se registrará una leve mejoría en las condiciones económicas del país, el crecimiento previsto para la economía nacional será de entre 1 y 1.5% y ya, apenas hace unos cuantos días, se han disparado los precios de los productos básicos.

Los ajustes en los precios, que resultan del juego de la oferta y la demanda en el rejuego de la economía de mercado a la que vivimos atados, han venido en cascada.

Las empresas productoras de populares marcas de leche, pan, galletas, botanas y refrescos han informado ya a los pequeños comercios sobre los incrementos, en vigor desde ayer 2 de enero.

Ante esto, el cacareado aumento de 20% al salario mínimo para este año ya está siendo pulverizado.

En particular, los refrescos, que a partir de este año registrarán un aumento en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, el aumento alcanzará hasta dos pesos más.

Le recuerdo que desde el 1 de enero el precio de algunas marcas de cigarrillos registró un aumento ante el ajuste del IEPS -que también afectará los precios de las gasolinas y el diésel.

Por ejemplo, la cajetilla de la marca más popular de la saca Philip Morris, identificada con los colores rojo y blanco, pasó de 57 a 63 pesos.  

Por otra parte, las remesas de nuestros connacionales que viven y trabajan en Estados Unidos cayeron un 2.3% anual después de 43 meses al hilo con alzas.

De enero a noviembre de 2019, los envíos pasaron de 32 mil 965 millones de dólares a 2 mil 898 millones de dólares.

En materia político electoral, la primavera de este 2020 será escenario de las elecciones locales, de ayuntamientos en Hidalgo y de diputados en Coahuila, ambos con pronósticos reservados.

Para la entidad hidalguense, todo parece indicar que la disputa principal por el poder en los municipios se libra ya únicamente entre el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la nueva primera fuerza política nacional Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), que no tiene del todo la casa en orden.

En seguridad pública los observadores más especializados prevén que haya más de lo mismo: o sea que debemos comenzar a preocuparnos por los casi tres mil muertos que hemos estado teniendo en promedio al mes, por homicidios dolosos y delitos violentos, y hasta es probable que los niveles de impunidad sigan al alza.

Estas tres grandes tendencias están comenzando a impactar ya en el hacer, en el ir y venir de las personas, las familias y los grupos sociales en el país en Hidalgo y, desde luego, en la región Tula-Tepeji donde usted y yo vivimos y convivimos a diario.

Se inauguró, pues, formalmente, la cuesta de enero. Bienvenidos todos a la realidad, la cruda realidad, de este año nuevo 2020.