Concejos municipales: mal antecedente

0
487

Por: Dr. Pablo Vargas González

Ante la postergación del proceso electoral que debió realizarse el 7 de junio pasado a causa de la pandemia Covid 19, se plantean nuevos escenarios de fechas tentativas para que este año haya elecciones, sin embargo las actuales administraciones municipales concluirán su gestión el 5 de septiembre llueva o truene no habrá aplazamiento, por lo que es factible que se instalen Concejos Municipales (con “C”) en los 84 municipios empero se deben de tomar todas las previsiones ya que en Hidalgo existen muy malas experiencias.

     La figura de los Concejos Municipales existe desde los tiempos de la hegemonía y fueron utilizados para mantener los intereses políticos predominantes, la mayoría de las veces al margen de todo pluralismo e inclusive atropellando la frágil legalidad existente.

     Los Concejos Municipales están bien ubicados en la Constitución Política del Estado de Hidalgo (Art. 126) solo podrán ser designados por el Congreso por una causa precisa: En caso de falta absoluta del Ayuntamiento por no haberse realizado las elecciones, por alguna circunstancia. Pero tiene una laguna que no previó, que la causa puede impedir la celebración del proceso político en toda la entidad, es decir que el IEEH no puede convocar a elecciones extraordinarias toda vez que las ordinarias no se realizarían. Es decir está previsto solo para casos extraordinarios.

     Empero la Ley Orgánica Municipal de Hidalgo (Art. 23) no abunda, solo repite lo que dice la Constitución Local, y menos ilustra claramente la duración ni la responsabilidad como ente político jurídico de los Concejos Municipales, sobre todo lo que se relaciona con la entrega y recepción de la administración saliente. Lo cual será todo un paquete para el Congreso Local, ya que no suprimen los derechos políticos de los ciudadanos, de tener un buen gobierno electo de forma directa y abierta.

     En Hidalgo se tiene antecedentes de un mal uso de la figura de Concejos municipales. Todo empezó en los inicios de la transición política en los años 80s cuando el PRI era el “mandamás” pero tenía fuertes presiones internas y la “democracia interna” brillaba por su ausencia. En las elecciones municipales de 1984, 1987 y 1990 empieza a crecer la presencia de partidos opositores y los procesos empiezan a ser más competitivos. Pero también las prácticas de control político se desnudaron, las irregularidades electorales fueron generalizadas y la respuesta popular no se dejó esperar.

     Los conflictos post electorales eran frecuentes y las movilizaciones ciudadanas en defensa del voto eran las respuestas inesperadas ante el fraude electoral. La legalidad hegemónica era la imposición de decisiones. En 1984 se formaron Concejos municipales. Solo en 1987 las demandas de limpieza electoral llevaron a la conformación de cinco gobiernos integrados por diferentes grupos pero evitando la figura de Concejo Municipal. En 1990 fueron denunciados 58 municipios con graves alteraciones y solo se conformaron tres Concejos Municipales (Epazoyucan, Santiago de Anaya y Calnali) todos ellos fueron personas designadas del PRI.

     En 1994 nuevamente las denuncias electorales llevaron a conformar siete concejos municipales designados por el gobernador. La aplicación de nuevas “reformas políticas” y legislación electoral federal y local fueron canalizando las denuncias de irregularidades electorales por vías institucionales, como la creación del Tribunal Estatal electoral.

      En el 2000 una reforma a la Constitución Política dio al Congreso Local la facultad de designar a los Concejos. A partir de entonces esta figura ha sido poco utilizada. En el 2000 solo hubo un municipio, Chilcuautla debido a la violencia política desatada por las irregularidades. Y en 2009 fueron tres municipios en los que se conformaron Concejos Municipales.

    Ante la situación inédita de la suspensión temporal de las elecciones municipales de 2020 y ante la falta de fechas que se ajusten al relevo de las alcaldías se hace pertinente designar a los 84 Concejos Municipales. Con una nueva integración del Congreso Local se hace necesario como dice la Ley integrar Concejos Municipales con vecinos de la localidad pero personas que tengan un compromiso con el servicio público, de preferencia no tengan abierto partidarismo y sean de honorabilidad intachable, algo que si es factible encontrar.