La Bitácora de Carax

0
230

Nanotecnología: la revolución tecnológica del siglo XXI

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

-Pablo Neruda

Somos una sociedad caracterizada por acendrados conflictos bélicos, lucha permanente de intereses e iteradas lecciones de Historia no aprendidas.

En un país como el nuestro, dónde la población se interesa por los pormenores de la farándula, del narcotráfico, la delincuencia organizada y el crimen, es posible, necesario y urgente, enterarle de otra visión de la vida, la que está en comunión con la sociedad del conocimiento en la que aspiramos convertirnos.

Así surge, La Bitácora de Carax, columna dedicada a la divulgación de los quehaceres científicos y tecnológicos de nuestro tiempo.

Apreciado lector, espero contar con el favor de su amable y distinguida lectura.

Hoy hablaremos sobre la nanotecnología, como proyecto de ciencia e ingeniería que la humanidad lleva a cabo para perfeccionar el arte de la fabricación de materiales en la escala de lo muy pequeño.

El prefijo nano-proviene del latin nanus, que significa “enano” y actualmente tiene la acepción de una milmillonésima parte, así un nanómetro (abreviado, nm) es una milmillonésima parte de un metro.

Para tener una idea de que tan pequeño es un nanómetro, pensemos en el diámetro de un cabello humano, el cual mide aproximadamente, 75 000 nm.

Cabe hacer mención que las propiedades de la materia en escalas muy pequeñas difieren notablemente de aquellas conocidas a niveles macroscópicos.

La nanotecnología se ocupa del diseño, la fabricación y la aplicación práctica de materiales en la escala de lo diminuto, mientras que la nanociencia, por su parte, es el estudio de sus procesos físicos, químicos y biológicos.

Se espera mucho de la nanotecnología, pues se piensa que tendrá un impacto directo en todos los aspectos de nuestras vidas: en la salud, en la vivienda, en el transporte y hasta en la seguridad del mundo.

No sabemos cuántas de las aplicaciones que se están planeando actualmente funcionarán y serán adoptadas. Sin embargo, hoy por hoy, sin que nos demos cuenta, estamos disfrutando de muchas de ellas: cuando vemos una película en el DVD, cuando recibimos llamadas en nuestro teléfono celular o cuando detenemos nuestros automóviles en las esquinas frente a un semáforo en rojo.

La nanotecnología ha tenido un amplio impacto en el área de catálisis heterogénea. Un catalizador es una substancia que acelera una reacción química, permaneciendo ella misma inalterada.

Generalmente, el catalizador reduce la cantidad de energía necesaria  para producir la reacción. Se piensa que la fermentación del vino es la reacción catalítica más antigua usada por el hombre, la cual comenzó a usarse aproximadamente 5 000 años antes de Cristo.

En este proceso, una enzima facilita la transformación de los azúcares en alcohol. Hoy en día los catalizadores son usados no solo en la fabricación de bebidas alcohólicas, sino también en otros campos como la ingeniería química.

En particular, son muy importantes en la industria petrolera, ya que se usan para la transformación del petróleo crudo en gasolina, combustible para aviones y otros hidrocarburos, los cuales son la base para fabricar plásticos y otras substancias petroquímicas. Se espera que usando la nanotecnología se puedan crear algunos catalizadores más eficientes para ahorrar energía.

La nanotecnología ha propiciado la generación de nuevos materiales, con propiedades nunca antes imaginadas, un ejemplo particular son las zeolitas, las cuales tienen cavidades conectadas por túneles nanoscópicos o poros.

El tamaño de las cavidades y de los túneles, junto con el efecto local de la reactividad de las partículas, favorece la producción de hidrocarburos de cierta forma y composición. Debido a que el proceso de catálisis es controlado, hace que las reacciones sean más eficientes y en consecuencia más baratas.

El panorama en torno al desarrollo de nanotecnología es amplio, diverso y muy prometedor, por lo que, impulsar perfiles en las vocaciones ingenieriles, científicas y tecnológicas habrá de ser una tarea prioritaria en la agenda de las tres esferas gubernamentales y particularmente, en la consolidación de líneas de investigación de las Universidades y Centros de Investigación de nuestro país.

Reciban un abrazo de alto voltaje, que 2016 sea del tamaño de sus más altas aspiraciones.

Les espera en la siguiente entrega, Neri Carax

Nos leemos en

facebook@Neri Páez

twitter@neripaez

Instagram@Neri.Carax

Artículo anterior¿Podemos probar la práctica de sacrificio humano en la época tolteca?
Artículo siguienteLos Inconclusos
Fernando Alfonso es uno de los periodistas con mayor credibilidad en el panorama informativo y de opinión en el estado de Hidalgo. Dirige AVSI Comunicación, multiplataforma a la que pertenece el Periódico El Origen y la Revista DeFRENTE. Se consolidó como líder de opinión en el Noticiero Radiofónico Enfoque de NRM Comunicaciones, espacio que condujo durante 12 años. Ha colaborado, además, con W radio 96.9 FM, Radio Fórmula 970 AM y 103.3 FM, Editorial Notmusa, Diario Síntesis. Cuenta con estudios de Maestría en Administración de Negocios MBA por la Universidad Latinoamericana, es Licenciado en Periodismo por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Premio México de Periodismo 2010, otorgado por la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX)