¿Se murió la utopía?

0
672

El neoliberalismo se mal estudió, se mal entendió y se mal aplicó: los gobiernos mexicanos de la post revolución lo usaron para ampliar las diferencias entre ricos y pobres, entre posesores y desposeídos.

De paso, unos pocos se enriquecieron cínicamente obteniendo para sí y para los suyos, el dinero sucio con que hicieron operaciones -hoy muchas a la vista de todos.

En el mismo sentido se mal estudia, se mal entiende y se mal aplica la participación democrática, en la forma de un gobierno para el cambio.

Han llenado el camino de venganzas, de arrebatados impulsos, que nublan e impiden mirar con claridad las buenas acciones de castigar a los ladrones y corruptos de antes, no así los de ahora.

Solo hemos cambiado a una élite experta por otra élite en formación (cuando se haya consolidado veremos de lo que es capaz, en lo mismo que sus antecesores).

La principal herida, mortal, se la han causado a sí mismos y a las personas que gobiernan, cuyos limpios intereses dicen representar.

El peor de los efectos es el riesgo de desaparición automática del método (¡Pobre Descartes!), de la anulación del pensamiento lógico (¡Ay!, Aristóteles), de la humillación al método científico y sistémico (caput, Bertalanffy).

Andar a ciegas, a tontas y a locas, por el mundo que naturalmente está regido por leyes, por principios, augura la muerte a la que -de este modo- se llega temprano o tarde por atajos.

Ya sabemos a donde ha llegado el neoliberalismo, avasallador de todo humanismo; pero… ¿a dónde va la izquierda en el siglo XXI? ¿Se murió la utopía?

Allá ellos.

Artículo anteriorShuffled Historical past Of Participating in Cards
Artículo siguienteWhat’s Safe and sound As soon as You’ve Experienced Your COVID
Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM, Especialista en Análisis Político para la Comunicación Social, Maestro en Educación, Doctor Honoris Causa por el Consejo Iberoamericano en Honor a la Calidad Educativa (CIHCE). Locutor de radio y televisión certificado por la SEP. Medalla “Luis M. Farías” 2018 de la Asociación Nacional de Locutores de México (ANLM) por 25 años de locución profesional. Capacitador externo registrado ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, certificado por el CONOCER. Autor de los libros Manual de Comunicación Práctica y Comunicación Para Líderes. Ha sido profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y en otras instituciones universitarias. Es Director General del Instituto Comunicación Para Líderes, (Consultoría en Imagen Pública y Comunicación Social).