Select Page

Al iniciar con nuestra educación superior, enfrentamos una etapa de muchos cambios que determinará nuestro futuro; por ello, debemos reflexionar bien sobre nuestras elecciones.

Dejar la carrera universitaria no es una decisión fácil.  Hoy, de cada 10 estudiantes que entran a la universidad  sólo dos la están terminando, y si bien son muchas las causas que determinan que ocho de diez no concluyan su formación académica universitaria, uno de ellos es justo la parte de no tener la orientación y el descubrimiento de la vocación de una manera oportuna.

Según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo y de la Subsecretaría de Educación Superior de la SEP, cada año egresan unos 450 mil jóvenes de las universidades en el país, pero seis de cada diez no pueden desarrollar el conocimiento que adquirieron en el aula.

Todos los días mil 800 jóvenes, es decir, 650 mil cada año, abandonan el bachillerato, la mayoría de ellos en el primer año, por múltiples factores, entre los cuales se encuentra el bajo interés que en ellos despiertan los contenidos curriculares.

No estar satisfecho con la carrera universitaria o los estudios técnicos y querer desertar, es un problema muy común entre los jóvenes estudiantes. Las razones son varias y dependen de cada muchacho, sin embargo, la ansiedad y los nervios por hablar sobre el tema con los padres es común para todos.

Los riesgos de una mala decisión son frustración, deserción escolar y subocupación.  No estás solo, la mayoría de la gente se replantea su vocación en algún momento de la vida. Que no te guste tu trabajo actual o estés teniendo dudas no necesariamente significa que de hecho escogiste una carrera equivocada. 

Recordemos que, elegir una carrera profesional es una de las decisiones más importantes, pues no solo nos involucra a nosotros como los principales decisores, sino también a nuestras familias y entorno más cercano.

Preguntas clave para saber si elegiste la carrera correcta.

¿Qué me motivó a elegir mi carrera?

Analizar los motivos por los que elegiste tu carrera te hará saber si estos son verdaderamente importantes. Si tu motivación es económica o por presión familiar o de tu entorno social, quiere decir que tu satisfacción profesional solo depende de factores externos.

En este caso, debes tener en claro que lograrás una satisfacción total cuando exista también una motivación intrínseca, es decir, aquello que te motiva a nivel personal.

¿Es la actividad que quiero realizar todos los días de mi vida?

 

Si te sientes motivado por las acciones y actividades que involucra la carrera de tu interés, te entusiasma los retos que implica y buscas aprender más sobre ella por propia iniciativa, sin duda no fallaste en tu elección.

¿Tengo referentes de la carrera que me motivan?

Para proyectarte es necesario tener referentes de tu profesión, saber en qué trabajan, cómo lo consiguieron, las dificultades que atravesaron, sus logros, qué es lo más admirable de ellos. Conocer estos detalles te llevará a reflexionar si quieres ser como ellos y estás en el camino correcto.

 

¿Qué ocurre si cambio de carrera? ¿Tengo otra opción?

Si al plantearte este cuestionamiento no hay otra opción de carrera que te cause interés, te motive y en la que puedas verte proyectado es porque ya escogiste tu mejor opción.

Cada año hay cientos de estudiantes que abandonan sus carreras, por ello la orientación vocacional es de gran importancia y debe aplicarse con gran rigurosidad.

About The Author

De interés

Share This