JONATHAN LÓPEZ ROMO: NUESTRA GENERACIÓN ROMPE CON MASCULINIDADES IMPUESTAS EN EL PASADO.

0
491

Ser hombre significa tener apertura, flexibilidad y sentido de la realidad. Nuestra generación representa una ruptura con las masculinidades impuestas en décadas pasadas.

No confundamos el machismo con el género masculino; nuestro compromiso social debería ser vehículo de inclusión y paridad. 

Haciendo un recuento, mi vida ha sido principalmente influida por diversas mujeres; desde la mayoría de la instituciones en las que convivo: familia, trabajo, iglesia, escuela (de hecho las principales en las que nosotros, como mexicanos, transitamos).

Lo que he aprendido de todas esas mujeres —y a las cuales les agradezco— son algunos puntos que son pilares en mi rol social y personal, mi masculinidad:

  • Hechos (no palabras). Ser constante, no maquillar tanto las ideas, ser concreto y pragmático. El machismo, inconscientemente, nos somete al orgullo y, por ende, a querer a hablar de más.
  • Institucionalidad, basada en el respeto en las sedes donde interactuamos y las autoridades encargadas de tomar las decisiones en estas. El ser hombre significa también «hacerse a un lado» y no caer en los protagonismos. Espectáculos, muy arraigados en nuestra sociedad, como el fútbol soccer, nos han influido por años en roles donde el hombre debe de ser «figura rectora y fuerte», etiqueta que ya no es vigente en nuestra actualidad.
  • Conocer nuestras fortalezas y debilidades: reflexionar que «la hombría» no se somete a la capacidad de ocultar nuestros sentimientos; ser hombre no nos hace superiores.

En mi realidad —desde la docencia y mi trabajo dentro del ámbito de la divulgación— he fijado más mi papel, dentro del tema del liderazgo, a fomentarlo en los demás; más que considerar si yo soy uno.

La vida me ha enseñado que es mejor ser un agente que siembra el ánimo a que las y los demás desarrollen su potencial.

El hombre, el sexo masculino, y más en esta actualidad de incertidumbre, debe de ser más afinado en aprender de todos los liderazgos a los que estamos expuestos: seguirlos y aprender de sus errores.

Tener empatía, saber escuchar, pensar con los otros más que pensar por los otros.

*Docente, lector y divulgador de las Humanidades y las Ciencias Sociales, estudió la carrera de Comunicación en la Universidad Latinoamericana. Su trayectoria se ha emparejado entre la difusión cultural y la comunicación digital. Ha colaborado en el Instituto Mexicano de la Radio, la Dirección General de Televisión Educativa, Radio Fórmula, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y, actualmente, en la Coordinación de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México. Paralelamente, es profesor en la carrera de comunicación y redes sociales en la ULA.