Entre el desempleo y el empeño; la economía de la misera

0
455

 

A unas cuantas semanas de concluir el año, una gran cantidad de mexicanos se consideran realmente “muertos en vida”, a muchos les parece que, en la recta final del año, como están las cosas, no hay muchas razones para sentirse vivo.

 

2016 ha sidoun año difícil, las cosas no nos han salido como las deseábamos.

La salud se ve amenazada, la seguridad y la tranquilidad personal, familiar y patrimonial son ahora solamente cosas que vivieron nuestros antepasados y de las que a nosotros nos queda muy poco.

Mientras nos acostumbramos al miedo de perder la vida, vamos perdiendo otras cosas, el empleo, por ejemplo.

El desempleo es la situación involuntaria de una persona está en edad de trabajar, no tiene trabajo, está buscando trabajo y está disponible para trabajar, pero no encuentra.

La tasa de desempleo en México fue de 3.8 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) en julio 2016, su menor nivel en ocho años.

De acuerdo con el INEGI el segundo trimestre de este 2016 la Tasa de Desocupación fue del 3.93% de la Población Económicamente Activa a nivel nacional.

Por el contrario, y a pesar de estos datos que pretenden ser alentadores, hay estudios que demuestran que una tasa de desempleo demasiado baja en un país con un problema tan extendido de informalidad y bajos ingresos, es resultado del nivel de pobreza de su gente.

En México la mayoría de la gente no tiene ahorros ni una red de seguridad social, pues cuando alguien pierde su empleo por lo general no se puede dar el lujo de quedarse semanas desempleado esperando encontrar el trabajo ideal bien remunerado.

Por lo que la gente se ve forzada a salir a “trabajar” aunque sea cuidando carros en la calle, o bien, pone un puesto de jugos afuera de su casa

En la región de Tula-Tepeji se han quedado sin trabajo entre tres y cinco mil personas, quienes se han visto en la necesidad de deshacerse de su patrimonio para allegarse algunos recursos: o venden sus cosas, o las empeñan.

En los últimos dos años, las casas de empeño que operan sólo en la ciudad de Tula de Allende, pasaron de tres a dieciséis.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Casas de Empeño (ANACE) en México existen 40 millones de personas que no cuentan con acceso a un crédito bancario, principal razón por la que acuden a casas de empeño.

Y el rango de los financiamientos oscilará entre 1,500 y 5,000 pesos. Los artículos electrodomésticos y de joyería ostentan los montos más altos.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), recomienda lo siguiente antes de asistir a una casa de empeño.

  1. Recurre a este tipo de crédito sólo en casos de extrema urgencia.
  2. Antes de empeñar, compara al menos tres casas de empeño.
  3. Consulta la pizarra de anuncios o solicita al encargado de la casa que te brinde información sobre las tasas de interés, porcentaje del préstamo y cantidad de refrendos.
  4. Paga a tiempo. Así evitarás el cobro de intereses moratorios y el riesgo de perder tu prenda.
  5. La tasa de interés varía con base en los servicios adicionales que llegue a prestar la casa de empeño.

6.- Profeco cuenta con un Buró Comercial, en el cual podrás consultar si el contrato de adhesión de la casa de empeño está debidamente registrado.

Todos confiamos en que la economía del país repunte, que haya más oferta de empleo y que haya buenos salarios; pero mientras esto se convierte en realidad, parece que muchos estamos condenados a ponerle empeño al empeño.

Así que, a hacerlo con cuidado.

 

Fondos a la economía familiar

Para conocer el estado actual de tu economía familiar, el primer y sencillo paso es identificar los ingresos; actividades profesionales, recibo de conceptos de renta u otros negocios, y los gastos totales de tu familia; pago de deudas, hipotecas, etc. Una vez analizado lo anterior se desprenden dos posibilidades:

1.- Que los ingresos sean mayores a los gastos: considerado un escenario positivo por el manejo sano de sus finanzas con una distribución planeada de los gastos, es decir, se cubren las necesidades y se cuenta con un excedente para otros usos.

2.- Que los ingresos no cubran los gastos: considerado un escenario negativo porque los gastos son mayores, y es posible la solicitud de préstamos ya que los ingresos no permiten pagar deudas. Al encontrarse en esta situación es recomendable identificar cuáles son los gastos para reducirlos o eliminarlos.

 

Recomendaciones Para Mejorar La Economía Familiar.

-Ahorrar en recursos y servicios. Establezcan reglas básicas de ahorro para reducir los gastos por servicios; apagar las luces cuando la habitación esté desocupada y no dejar abiertas las llaves de agua, generando ahorros económicos y beneficios al medio ambiente.

-Crear un fondo de ahorro para gastos inesperados, como accidentes, enfermedades, composturas de la casa, entre otros. De esta forma, los imprevistos no afectarán el pago de los servicios ya programados.

-Establecer metas familiares. Así cada miembro sabrá que para proyectos mayores, es mejor trabajar en conjunto. También aprenderán a compartir y a negociar.

-Permitir que todos los integrantes de la familia dispongan de cierta cantidad para consumo individual. Es importante que cada quien pueda decidir, de forma personal, qué hacer con ese dinero y a qué destinarlo.

-Marcar una línea entre qué es personal y qué es familiar, tanto en ingresos como en gastos. Para lo familiar, siempre debe existir un acuerdo donde participen y decidan todos los miembros.