Select Page

¡No te quedes inmóvil! La actividad física.

¡No te quedes inmóvil!  La actividad física.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo mucho que tu cuerpo te da, y en lo que haces para cuidar de él y que te siga dejando disfrutar de esos momentos de la vida?

Cada instante a través del cuerpo respiramos, nos movemos de un lugar a otro, abrazamos a nuestros seres queridos, saboreamos la comida, acariciamos a nuestras mascotas, escuchamos música, nos comunicamos y, en resumidas cuentas, vivimos.

Muchos pensamos que el cuerpo que tenemos y la forma en la que vivimos depende únicamente de la edad, y que mientras somos jóvenes no nos podemos enfermar de nada por lo que no es necesario ponerle atención al cuerpo, y que al llegar a una edad adulta el paso de los años cobra factura y todos debemos enfermarnos o dejar de disfrutar de lo que nuestro cuerpo de jóvenes podía hacer.

Sin embargo, esto no es del todo cierto, aunque la edad es un factor importante, el cómo se va comportar nuestro cuerpo en la vejez depende de cuánto cuidamos de él.

Cuidar del cuerpo va desde lo interno hasta lo externo. Lo que normalmente se nos olvida es el cuidado interno, que consiste primeramente en darle prioridad a sus necesidades básicas: alimentarnos, descansar, relajarnos, relacionarnos y movernos.

 

Hablemos del movimiento.

 

La actividad física se define como cualquier movimiento que realizan los músculos y exige un gasto de energía; puede incluir actividades como caminar, correr, bailar, saltar, pedalear, nadar.

Mantener el cuerpo en movimiento tiene múltiples beneficios. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas; mejora la salud de los huesos.

Además de que el ejercicio nos permite realizar de forma más sencilla las actividades diarias, reduce el riesgo de depresión y mantiene nuestra función cognitiva óptima, incluyendo pensamiento, aprendizaje y habilidades de juicio.

Después de ver todos estos beneficios, la mayoría ya tenemos los tenis listos para comenzar a movernos.

 

Consejos para iniciar:

-Elige algo que te guste y que te rete

-Realiza mínimo 30 minutos diarios

-Designa un horario diario para hacerlo, considerando tu estilo de vida y el resto de tus actividades

-Invita a un amigo o ser querido a que te acompañe

-Inscríbete a una clase

-Experimenta nuevas actividades

-Enlista los beneficios que sientes los días que haces ejercicio

-Sé constante

-Disfruta mientras realizas la actividad

No te quedes con las ganas de experimentar lo que tu cuerpo puede hacer, disfruta de su capacidad de moverse y mantenlo sano realizando actividad física.

¡Ah! Y, por favor, come bien. Si necesitas asesoría y acompañamiento, siempre me tendrás a tu disposición.

 

Nutrióloga y Educadora en Diabetes Anakaren Cerón Hernández

Citas al 5564151647

anakaren.ceron@gmail.com Facebook: Nutrición Anakaren Cerón

De interés

Share This